Connect with us

A SIMPLE VISTA

Por llegar siempre a ‘La Carreta’, El Buki ‘Falso amor’ me receta

Published

on

POR GAEL BUENDÍA

El Poeta del Periodismo

 

“Vuelta que nos da la vida… ¿O no es verdad, amigo Gael?”, me dice El Vagabundo, a quien le asiento con un “ajá” sin darle mayor importancia debido a lo atareado que me encontraba por encontrar las fotos del “Bukinham”, hotel de Marco Antonio Solís y que la raza lo ha bautizado de esa manera.

“Valga mi anterior expresión, amigo Gael, porque mire usted”, dijo El Vagabundo al tiempo que me mostraba las fotos impresas en un periódico de lo que tanto estaba buscando, la apertura del “Bukinham”, que fue inaugurada con bombo y platillo la semana pasada.

Mi intuición me dijo que guardara silencio y dejara que El Vagabundo se explayara, pues, sin duda, diría algo interesante, como realmente solía hacerlo.

“Sabe, amigo Gael, que hace años, a decir verdad, la fecha exacta no la recuerdo, pero eran a finales de la década de los 70s, en ese entonces manejaba un taxi que, mención aparte, me dejó muchas satisfacciones, ¡uch! que si le contara! ¡Ah, pero también uno que otro susto! El más terrible fue cuando unos tipos me pidieron un servicio y me fueron a tirar allá en el cerro de Santa Martha Acatitla”.

-Oiga, qué interesante, a ver siga”, le urgí.

“No, amigo Gael, eso es lo de menos, míreme vivito y coleando. No, lo que le quiero contar es una de las varias noches que disfruté y conviví con… el… bueno… no quiero adelantarme y revelar el final de la anécdota.

“Empezaré por decirle que a finales de la década de los 70s, luego de hacer un servicio a una damita a su centro de trabajo, me preguntó: ‘Manito, ¿a qué hora terminas de talonear?’”.

-Alrededor de las 3 o 4 de la madrugada, fue mi repuesta.

“¡Qué bien..! Cómo ves si vienes por mí todos los días a las 4 y te consigo otras clientas”.

Pues no lo hubiera dicho, porque a partir de ahí me convertí en el chofer designado (¿o resignado?) de esas lindas “damitas de compañía” que mal las hicieron en nombrar “ficheras”.

En fin, todas las noches en punto de las 4 de la madrugada las recogía para llevarlas a su hogar, que la verdad yo disfrutaba esos momentos.

Sin embargo, en ocasiones, cuando la chamba escaseaba, llegaba con dos horas de antelación y me sentaba en un rinconcito de aquel cabaret llamada “La Carreta”, ubicada en la carretera federal a Texcoco… para ser más exacto, a las afueras de Los Reyes La Paz, en el Estado de México.

Poco a poco me fui dando a conocer por los meseros que me hacían llegar un vodka con juguito de piña a cuenta de mi pasajera. Y así pasaron las noches en “La Carreta”, disfrutando de la variedad, amenizada por un grupo de jovencitos y uno que otro espontáneo que se aventaba sus ‘palomazos’, como aquel bato que imitaba muy bien a Alberto Vázquez.

En cierta ocasión, y luego de varias noches, me hice notorio y el cantante del grupo dijo: “La siguiente melodía, ‘Falso amor’, va dedicada con mucho gusto a ‘El Solitario’”.

¿Y a quién cree que se refería?.. ¡Pues a mí, a quién más!

Imagino que había notado mi amor platónico hacia mi pasajera, quien se desvivía de alegría al ver llegar a su chofer de planta. Y como dije antes, siempre que llegaba temprano me sentaba en aquel rinconcito del bar de a “solapa y mi alma” (solo).

 

“Le comento de nuevo, amigo Gael, vueltas que da la vida… Aquel cantante que me puso el apodo, ‘El Solitario’, se llama Marco Antonio Solís y eran sus inicios con el conjunto Los Bukis”.

“¿No me cree?, pregúntele a Checo Padilla, porque ni modo que le pregunte al Solís”.

Diciendo esto último se levantó de su asiento y se alejó calles abajo… intuyo que se fue molesto al ver en mi rostro un gesto de incredulidad.

Me puse en contacto con Checo Padilla, quien él también hizo sus excursiones cantando música norteña en dicho centro nocturno y hasta la muerte de Héctor Martínez Serrano fue uno de los elencos artísticos del programa “Buenos Días”. Sus interpretaciones destacan: “La bruja”, “El nopalito”, “Urge”, entre otros éxitos.

Efectivamente, Checo Padilla me confirmó que Marco Antonio Solís se inició en el cabaret La Carreta. Sólo me faltaría hablarle al Buki para confirmar si efectivamente le dedicó “Falso amor” al Vagabundo, pero ‘ta cabrón que me tome la llamada. Es más, no tengo su número telefónico, aunque se lo podría pedir a Silvano, pero no lo quiero molestar. Es más, lo tengo “congelado”…

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A SIMPLE VISTA

¿Qué diría el general Villa si viera el México de hoy?

Published

on

POR GAEL BUENDIA
El Poeta del Periodismo

Desde algún lugar del mundo a 23 de febrero de 2022. Desde hace un rato que nuestro amigo, el Vagabundo, permanecía callado y a ratos su vista se perdía en la lejanía.
Respetoso de su silencio me concreté a mis deberes, sin embargo, de vez en cuando de reojo lo observaba tratando de adentrarme en sus pensamientos.
-“Cómo pasa el tiempo, amigo Gael”-, por fin rompió el silencio y me dijo al tiempo que señalaba un avión surcando el cielo: “Mire cómo la modernidad nos ha alcanzado”.
“No entiendo”, contesté, pero aclarándose la garganta el Vagabundo me especificó.


“Estaba recordando de aquel 23 de febrero cuando Carranza dejó pasar a los americanos. Y no es que yo lo haya vivido, sino que la anécdota me la contaba mi abuelito cada 23 de febrero… hasta que Dios me lo recogió.
“Porque ha de saber usted que mi abuelo fue un dorado de mi General Villa, y por lo tanto vivió en carne propia pasajes de nuestra revolución.
“Pero lo que quiero contarle es cuando los gringos se dejaron venir a Chihuahua con 10 mil hombres, toditos ellos bien relamidos, buscando a mi General Villa vivo o muerto. Y es que los americanos estaban bien enchilados por la invasión que habían sufrido por parte de Villa en Columbus.


“Contaba mi abuelo que mi General Villa, junto con su ejército, la División del Norte, sostuvo una batalla de seis horas frente a una cuadrilla militar estadounidense y la respuesta de los norteamericanos fue un golpe contundente enviando lo mejor de su ejército.
“Hubiera visto mi’jo un chingo de ‘airioplanos’ surcando el cielo de Chihuahua y re-tiarto pelón cabalgando por la sierra en su busca.
“Sin embargo, nunca lo pudieron pescar… pobres batos, daban lástima verlos, ya que los de a caballo no se podían sentar, ni qué se digan los de a pie, las patas las traían toditas cuarteadas y bien ampolladas.


“¡Ah, que mi general tan mondao!, no vas a creer mi’jo que se subió a un ‘airoplano’ y desde arriba les hacía señas obscenas y diciéndoles ‘Good bye’.
“No conforme con eso, se vistió de soldado americano y a sus tropas también las transformó y pos claro, cuando los gringos vieron aquellas vestimentas con las barras y las estrellas se bajaron de sus ‘airoplanos’ y… pos claro, Villa los pescó tomándolos como prisioneros.

“A la mañana siguiente toda la raza de Chihuahua y Ciudad Juárez, muy asustada, se despertó sólo de ver a tanto gringo y carrancista colgados en los postes.
“A carrancistas y soldados de Texas, Desde Chihuahua, Camargo y Carrizal, mi General Villa les dio una chinga fenomenal; ja ja ja, qué chasco se llevaron los soldados de Texas, pensaron que combatir era un baile de carquis y con la cara llena de vergüenza se regresaron todos a su país.
“Así es, amigo Gael, por primera vez el Tío Sam se tragó su orgullo…. A mi General Villa nunca le perdonaron aquella intervención en Columbus.


“Y todo empezó cuando Carranza dejó entrar a los americanos, 10 mil soldados y 600 aeroplanos buscando a mi General Villa por todo el país….
“Aquel 23 de febrero”…
Dicho lo anterior el Vagabundo se levantó de su asiento y se alejó calle abajo.
Con estas historias recordar es vivir y mostrar orgullo por la gran historia de México, de los héroes que nos dieron patria y libertad, algo que se está perdiendo poco a poco con la 4T.
Y tras rememorar los pasajes del Vagabundo, me quedé pensando y preguntando: ¿Qué diría el general Villa si viera el México de hoy?

 

Continue Reading

A SIMPLE VISTA

De hermosa querendona a vieja gruñona

Published

on

POR GAEL BUENDÍA
El Poeta del Periodismo

Desde algún lugar del mundo, a 31 de enero de 2022. Sentimientos encontrados sentí al verte: Me pregunto: ¿Qué fue lo que te paso? ¿Dónde quedó ese glamour que emanaba de tu esencia? ¿Dónde quedó aquella coquetería tan natural que poseías? No quiero ser cruel, pero te encontré muy marchita.
No puede ser ese tu rostro ¿a tu edad? ¡Aparentas más años de los que en realidad tienes! No es posible que tan sólo en una década hayas envejecido dramáticamente. Y no sólo en apariencia sino también en tu carácter. Un carácter de vieja gruñona. Siempre de mal humor y literalmente echando chispas por todos los poros.


Ya me habían contado de tu apariencia. Tu mala reputación ha trascendido allende las fronteras. Me han dicho que acercarse a ti, ni locos.
Cuando hablaba con mis amigos les decía maravillas de ti. Les platicaba que eras como una doncella frágil y hermosa. Que a todo mundo cautivabas por tu candidez y tu sencillez. Que habías sido inspiración de poetas, pintores y compositores.

 


Me refería a ti como “la señora bonita”, la mamá más joven de México, a pesar de tener “16 hijitas”. Por cierto, ¡todas están insoportables!, pero conservan tu frescura y atractivo visual.


Los que me oían hablar de ti me preguntaban que si tanto te amaba, ¿por qué te había abandonado? Tenía la repuesta certera y precisa… ¡y tú lo sabes!
Vale la pena recordar que nuestra despedida fue muy dolorosa. Te prometí volver y nunca separarnos. Callada me dejaste sentir que aceptabas y creí ver en ti la aprobación de mi partida. Sin embargo, nuestro reencuentro fue mucho más doloroso, indiferente y con un carácter de los mil demonios.
No me fue fácil adaptarme por mucho que te quiero. Con decirte que me enfermaste.
¡Qué tiempos aquellos! Cuando todo mundo al verte quedaban atrapados por tu sencillez, sobre todo por tu don de anfitriona. Creo que eso te llevó al estado en que ahora te encuentras. Muchos se aprovecharon de ello y acabaron con lo hermosa que eras.

¡Y no sólo yo lo percibí! Me contaron mis amigos que tu trato hacia ellos no fue del todo amigable, al grado que tuvieron que salir huyendo, ya que tu carácter era insoportable.


Y créeme que se quedaron cortos al describirte. Te encontré no sólo desagradable sino que tu olor fétido y rancio lastimaba mi olfato. Y no se diga el ambiente que hay a tu alrededor.
Me dirás que soy exagerado, pero me creerás si te digo que a varios kilómetros de distancia se deslumbra tu deterioro. O acaso ¿fue mi ausencia el motivo de tu desgracia? ¡No lo creo! No me hagas sentir mal, por favor!
Y si piensas que hay otra quien ahora ocupa mi corazón, con toda sinceridad te diré que no la hay. Es cierto, no voy a negarlo, todos estos años sentí la necesidad de amar a alguien, sin embargo, la promesa de serte fiel me hacía desistir de los encantos conquistadores… de otra ciudad, pero para qué hablar de ello.


Y nuevamente pregunto: ¿Qué te pasó? ¿Cómo es posible que en unos cuantos años hayas envejecido terriblemente?
Créeme, si vivieran Octavio Paz, Diego Rivera, Chava Flores, por sólo mencionar algunos de los que tantos te amaron, se volverían a morir de pena y tristeza tan sólo al ver cómo has terminado mi querida ¡CIUDAD DE MÉXICO!


PD. Charles Joseph La Trobe, ¿lo recuerdas?, él te bautizó como La Ciudad de los Palacios, también conocida como ‘La muy leal Ciudad de México’.

Continue Reading

A SIMPLE VISTA

El Vagabundo sigue bailando por el mundo

Published

on

POR GAEL BUENDÍA

El Poeta del Periodismo

 

Desde algún rinconcito del mundo a 6 de enero de 2022. “Amigo Gael, si cree usted que me olvidé darle su abrazo por motivo de las pasadas fiestas decembrinas, se equivoca”, dijo el Vagabundo al tiempo que me extendió sus brazos para darme un apretado y cálido abrazo.

“Sabe amigo Gael” y el Vagabundo hizo una pausa al mismo tiempo que con la mirada recorrió la estancia para posar su gruesa humanidad en el sillón de fiambre que estaba disponible bajo la sombra del árbol.

“Sabe, amigo Gael, que a usted lo tengo en buena estima”, dijo y aclarándose la garganta prosiguió: “Yo, desde que tengo uso de razón, no había encontrado amistad sincera como la que usted me ha brindado”.

“No tiene por qué agradecer”, le contesté.

“Espere, no me interrumpa… Sabe, estuve recordando aquellos días cuando la gente me colmaba de adulaciones y me comparaban con ‘Sergio El Bailador’ y en eso, modestia aparte, ese tal Sergio no me llegaba a los talones en cuanto a ‘raspar el piso’.

“Sin afán de presumir, mi querido amigo Gael, alguna vez estuve en los cuernos de la luna disfrutando de lo que el balompié me otorgaba…  ¡Qué Hugo Sánchez ni qué Maradona, los dos me la persignaban… y en cuanto a la artisteada ¡no, pos ni hablar!

“Además, déjeme decirle que por ahí se comenta que un camarada se inspiró en mi gran popularidad con el sexo femenino y la envidia de los hombres, ya que toditas las damas me querían a su lado.

“Y aunque ahora así me vea todo andrajoso, en otros tiempos anduve muy bien vestido, a la moda y con decirle que algún bato muy despistado me paraba en plena calle para aliñarse el pelo utilizando como espejo mi lustrado mocasín.

“¡Uta, qué tiempos aquellos, por vida de Dios que sí!”.

“¿Y entonces qué paso..?”, le pregunté queriendo saber el porqué llegó a estar como indigente…

“Nada amigo, nada amigo Gael, lo que sólo le puedo decir que lo bailado nadie me lo quita y lo que sí le puedo asegurar es que acá su servidor se dio el lujo de ‘bailar con la más fea’ y de ellas salí airoso, gracias a la ayuda de nuestro Creador.

“Creo que habrá que agradecer por darme esas tres oportunidades… ¿no cree?”.

“Pero amigo…”

“Shit. Shit”, me hizo callar el Vagabundo al tiempo que con su dedo índice lo puso en uno de sus oídos. Y es que a lo lejos el camión recogedor de basura, como era su costumbre, venía anunciado su llegada con un tema guapachoso alertando al vecindario que sacara su basura.

“Soy la envidia de los hombres

Deseo de las mujeres, el más solicitado

En mi barrio se pelean

Toditas las mujeres me quieren a su lado”.

El Vagabundo se levantó de su asiento y acomodándose la solapa de su raído saco, inició su andar contoneándose al ritmo de…

“Ando a la última moda

Visto fino, muy bien perfumando

Mi zapato mocasín, mi traje dominguero

Muy bien almidonado”.

Y Ahí va el Vagabundo siguiendo al camión sacando sus mejores pasos de baile que a la letra decía:

“Soy la envidia de los hombres

Deseo de las mujeres, el más solicitado

En mi barrio se pelean

Toditas las mujeres me quieren a su lado.

“Ando a la última moda

Visto fino, muy bien perfumando

Mi zapato mocasín, mi traje dominguero

Muy bien almidonado”.

Al ver cómo se alejaba calle abajo nuestro héroe, me hice esta pregunta: “¡Ah, chingao, ¿será el Vagabundo ‘Cuco El Perruco’?”.

 

 

Continue Reading

Trending

©2024 Noticias Libres, Todos los Derechos Reservados.