Con Florencia Serranía dos tragedias en sólo dos años

La directora general del Metro ha demostrado incapacidad en el sistema de transporte de mayor movilidad en la Ciudad de México que ya ha costado vidas humanas * La falta de mantenimiento pone al Metro como una bomba de tiempo y un peligro latente para los millones de usuarios

0
382

POR EL TOPO

 

La incapacidad e ineptitud de Florencia Serranía Soto al frente de la Dirección General del Metro ya rebasó todo límite de paciencia… y si a eso se le agrega que no se preocupa por los trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo (STC), pues han provocado que se gane el mote de persona ‘non grata’ en los pasillos de todas las oficinas del Metro.

Y es que una característica durante su gestión es tomar decisiones sin tomar en cuenta la opinión de los empleados del Metro, quienes son el activo principal para el buen funcionamiento del sistema de transporte de mayor movilidad de la Ciudad de México, además de no respetar los derechos y conquistas laborales de los trabajadores.

Siempre se ha visto al Metro como una caja de chica para el gobierno de la Ciudad de México, se le ‘exprime’ demasiado y no se le invierte nada y todo esto ha provocado que por la falta de mantenimiento el Metro sea una bomba de tiempo con el riesgo que conlleva para los millones de usuarios.

En apenas dos años de gestión, Florencia Serranía ya lleva dos tragedias: La de Tacubaya y la de Delicias, las oficinas centrales del STC… ¿Qué espera Claudia Sheinbaum? ¿Qué haya una tercera para que sea la vencida? Es muy importante entender que las vidas humanas jamás deben estar en riesgo.

 

BAJO ADVERTENCIA NO HAY ENGAÑO

Esta tragedia se advirtió en tiempo y forma el 20 de agosto pasado, pero no se hizo caso y ahí están las consecuencias.

En publicación de El Universal, se advirtió de un riesgo de incendio en Línea 1 del Metro al expresar que la instalación eléctrica ha sobrepasado la vida útil sugerida de 30 años, por lo que autoridades pedían 5 mil 835.7 mdp para su mantenimiento y modernización.

Según estadísticas del STC, las líneas 1, 2 y 3 acumulan 2 mil 839 fallas asociadas al sistema eléctrico durante los últimos cinco años.

El Gobierno de la Ciudad de México, el propio STC y la Dirección General de Desarrollo Ferroviario y Multimodal de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) alertaron que las instalaciones, entre ellas la subestación de Buen Tono (en donde fue la tragedia este sábado 9 de enero de 2021) y las subestaciones rectificadoras de la Línea 1, “han sobrepasado, por mucho, su vida útil, con 50 años de operación, lo que puede ocasionar fallas constantes, afectaciones en el servicio, elevados costos de mantenimiento preventivo y correctivo, y el riesgo de que en algún momento colapse y se pierda esta infraestructura por un defecto que provoque algún incendio con la consecuente suspensión del servicio y demás averías que llegue a provocar”.

Pues esa advertencia se hizo realidad: se registró el incendio y por lo pronto se suspendió el servicio en seis líneas del Metro.

En el análisis costo eficiencia del Proyecto Integral de Modernización de Subestación de Buen Tono y subestaciones rectificadoras de la Línea 1 del STC, con fecha del 10 de agosto de 2020, obtenido por El Universal, las autoridades capitalinas y federales reconocen que el Metro “incumple las normas de calidad y seguridad, nacionales e internacionales, en materia de instalaciones eléctricas”.

Cabe señalar que en México no existe regulación específica; sin embargo, en el Programa de Ampliación y Modernización de las Redes Generales de Distribución 2019-2033, publicado por la CFE, se recomienda 30 años.

Lo anterior demuestra que las instalaciones de la subestación Buen Tono han rebasado su vida útil, con 50 años de operación.

Negro panorama para el Metro… y si a eso se le agrega la falta de mantenimiento por la Austeridad Republicana, pues pasó lo que tenía que pasar.

Los mexicanos estamos de acuerdo en la austeridad y en recortes en áreas ‘no esenciales’, pero definitivamente el Metro tiene que estar a la vanguardia, tiene un compromiso de eficiencia y de seguridad para los millones de usuarios, es una actividad ‘indispensable’ en la vida de movilización para los capitalinos, por lo que debe tener un mayor presupuesto en pro de la seguridad de los ciudadanos.

Repito, en el Metro, con todo respeto como dice el Señor Presidente, no debe haber recorte porque se pone en riesgo la vida de los capitalinos.

La nota completa de la advertencia la puede leer completa en el siguiente linlk: https://www.eluniversal.com.mx/metropoli/la-l-1-del-metro-en-riesgo-de-colapso-por-un-incendio

 

PIDEN RENUNCIA DE SERRANÍA

Ante los sucesos de dos tragedias en sólo dos años, ya hay voces que piden su salida de la Dirección General del Metro.

Andrés Atayde Rubiolo solicitó a Claudia Sheinbaum explicar los motivos por los que Serranía Soto continúa en su cargo, pese a los errores, omisiones y accidentes que se han registrado en su administración.

“Las y los capitalinos merecen saber los motivos por los que la doctora Sheinbaum mantiene un silencio cómplice ante una funcionaria que ha demostrado su inexperiencia e incapacidad para estar al frente del principal sistema de transporte de la Ciudad”, enfatizó Atayde.

Pero esto no es lo grave, lo preocupante es que Sheinbaum avaló el año pasado la reducción presupuestaria para dar mantenimiento a la sede de Buen Tono… y este sábado 9 de enero se vieron las terribles consecuencias de sus decisiones arbitrarias y sin tomar en cuenta el hecho de poner en peligro la vida de millones de usuarios.

Sheinbaum y Serranía sabían que no destinarían recursos para la modernización de esas instalaciones, así que no deben sorprenderse por tanto del resultado.

Aparte de la ineptitud, es claro que la causa del incendio de este sábado en el PCC1 fue por la falta de inversión en el mantenimiento… aunque claro que ahorita buscarán culpables ajenos, pero Claudia y Florencia deben asumir sus responsabilidades.

Lo menos que pueden hacer para medio ‘enmendar’ sus errores es otorgar mayor presupuesto al Metro para que tenga un debido mantenimiento y evitar que siga siendo una bomba de riesgo latente y constante en el servicio diario para millones de usuarios… Eso deben de pensar y no estar preocupados por el cambio de credencial digital para los empleados, una decisión unilateral de Florencia Serranía.

Las denuncias de usuarios y trabajadores del Metro son constantes debido a las fallas del sistema por la omisión de Florencia para atender las denuncias sobre irregularidades en auditorías.

Es innegable que la modernización del Metro es otra promesa incumplida de Sheinbaum, pues no es la primera vez que defiende a la titular del Metro y ante la denuncia pública, el silencio cómplice.

 

LLEGA FLORENCIA Y QUITA AL SUBDIRECTOR DE MANTENIMIENTO

Un dato a resaltar es que el Metro no cuenta con subdirector general de Mantenimiento.

La falta de este funcionario no es reciente, ya que desde hace 10 meses, Jorge Juárez Balderas fue destituido por la directora general del Metro.

La falta de personal fue señalada desde el pasado 30 de noviembre durante la mesa de trabajo entre la titular de la Secretaría de Finanzas, Luz Elena González Escobar, la directora del Metro Florencia Serranía y la Junta de Coordinación Política del Congreso local.

La verdad, no tener un subdirector de Mantenimiento del Metro te habla de un gobierno irresponsable, incompetente y criminal, tal y como lo expresa Tania Larios, secretaria general del PRI-CDMX.

Incluso Serranía fue cuestionada por su predecesor y actual diputado de la Primera Legislatura, Jorge Gaviño, por dicha vacante al señalarle que era muy importante tener un responsable de mantenimiento en la empresa.

¿Y qué creen que respondió Serranía Soto?, pues que ella misma asumió el cargo de subdirector del área, tras las múltiples fallas del Metro de la CDMX.

“La vacante del subdirector general de mantenimiento soy yo, yo soy la subdirectora”, expresó.

Con esto, Serranía se puso de pechito y debe responder ya no sólo como directora del Metro, sino también como subdirectora de Mantenimiento.

¿Qué pasará en los próximos días? No lo sabemos, pero la renuncia de Serranía debe estar en la mesa de Sheinbaum para tranquilidad de los trabajadores del Metro y para seguridad de los millones de usuarios del STC.

Un consejo para lo que está por venir: Si no hay mantenimiento, seguirá el sufrimiento del Metro… Bajo advertencia no hay engaño, dicho esto por enésima vez.