Suenan tambores de guerra entre Florencia Serranía y trabajadores del Metro

La molestia viene porque la directora del Sistema de Transporte Colectivo amenaza con no entregar vales de despensa de fin de año, la falta de pago a los que prestan servicios a los trabajadores como son farmacias, laboratorios, hospital y comedores, sin que Serranía dé la cara para desmentir estos problemas

0
629

POR EL TOPO

 

Se observan expresiones de inconformidad entre los trabajadores del Metro de la Ciudad de México por una posible afectación a sus derechos de seguridad social y otras prestaciones laborales.

Algunos trabajadores consultados y que piden guardar el anonimato para evitar represalias, nos indican que Florencia Serranía, directora general del Sistema de Transporte Colectivo (STC), amenaza con quitarles el servicio médico que presta el Sanatorio Durango, porque, según ella, no tiene dinero para pagar sus servicios, argumento que no tiene validez porque esos recursos ya estaban presupuestados… ¿o será que ya se gastaron ese dinero en aras de sus intereses personales?

Pero, además, nos comentan los inconformes, este año se dejaron de entregar uniformes y ropa de trabajo, no se pagan oportunamente las horas extras trabajadas, no hay medicamentos, además de muchas deficiencias médicas en las clínicas, pero eso sí, se le sigue dando preferencia a la contratación de trabajos más caros y mal realizados a través de empresas externas, en lugar de hacerlos con los trabajadores que tiene el propio organismo.

Por si lo anterior fuera poco, se siguen licitando obras que pueden dejarse para otro momento, pero tal parece, nos dicen los quejosos, que esas contrataciones son preferentes y están por encima de los derechos de los trabajadores.

La queja se refiere a la falta del pago previsto en el artículo 107 del Reglamento de Condiciones Generales de Trabajo del STC, a la amenaza de no entregar vales de despensa de fin de año (como los que ya se anunciaron para los trabajadores del gobierno federal y que en el Metro se entregan año tras año), lo mismo que la falta de pago a los que prestan servicios a los trabajadores como son farmacias, laboratorios, hospital y comedores, sin que la directora Serranía dé la cara para desmentir estos problemas.

 

MOVILIZACIONES EN PUERTA

De no atenderse pronto estas quejas, los trabajadores dicen que, sin importar su afiliación sindical, todos los trabajadores podrían iniciar una gran movilización porque no están dispuestos a permitir que les afecten los derechos laborales y de seguridad social con los que se benefician los trabajadores de base y de confianza y sus familiares.

En esta empresa, comentan, laboran personas muy calificadas en la materia y empapadas de la función del Metro para hacer posible el traslado diario de millones de personas en la zona metropolitana, en condiciones de seguridad, pese al deterioro en que se encuentran los trenes y las instalaciones de este medio de transporte, por lo que no se merecen este trato de parte de los directivos del STC.

 

FLORENCIA ‘DESPRECIA’ EL DESEMPEÑO DE LOS TRABAJADORES

Estas prestaciones no son un regalo, pues los trabajadores se lo han ganado con su trabajo y con el paso de los años… Eso debe entender la doctora Serranía, los trabajadores del Metro ponen empeño, profesionalismo, pasión, amor y esfuerzo en el desempeño de sus actividades cotidianas, muchas veces trabajando de más en este tiempo de emergencia sanitaria, laborando diariamente y asistiendo a los centros de trabajo con el riesgo de contraer Covid-19.

Mientras esto pasa, muchos funcionarios de alto rango muchas veces ni siquiera se paran en sus oficinas… y eso se ve… En concreto: Mientras los ‘jefes’ están en casa, la tropa está en el campo de batalla por el compromiso de laborar en el sistema de transporte de mayor movilidad en la capital del país.

No es justo que Florencia no valore la función que realizan a diario los trabajadores del Metro, pues las amenazas y bloqueos a las conquistas laborales no son la solución.

Las preguntas que surgen entre los trabajadores en los pasillos del Metro son las siguientes: ¿Qué pueden decir al respecto la directora del Metro y la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, ante las muestras de inconformidad que anuncian tormenta en esa institución?

Y más interrogantes: ¿Acaso a Florencia Serranía no le importa lo que pueda ocurrir en ese importante servicio que presta el STC a la CDMX? ¿O será que Serranía ya prepara maletas y por lo tanto ya no le interesan los problemas del Metro y ha de decir “que los resuelva el que venga”? Repito, son preguntas, y mientras Florencia no dé soluciones surgirán más rumores… Bien dicen que los directores de gobiernos son nada más aves de paso… pero los trabajadores siempre se quedan.