¡Se lava las manos! Serranía culpa al gerente de Instalaciones Fijas

Yo sólo soy la directa general del Metro, expresa Florencia al ser cuestionada por su doble función en el STC y le echa la bolita de la tragedia a Omar Moya Rodríguez, quien llegó al cargo por su cercanía con la misma directora general del Metro

0
128

POR EL TOPO

 

Se veía venir, pero Claudia Sheinbaum Pardo y Florencia Serranía Nieto aceptan tácitamente que la causa de la tragedia fue la falta de mantenimiento al expresar, para lavarse las manos, que el mantenimiento está a cargo de la Gerencia de Instalaciones Fijas.

Y es que el mundo se le vino encima a Serranía cuando compareció ante el Congreso de la Ciudad de México y ante el cuestionamiento de Jorge Gaviño, ex director general del Metro, sobre la vacante del subdirector de Mantenimiento, la misma Florencia Serranía expresó que ella estaba a cargo de dicha área… o sea que tenía doble función en el STC.

Ella misma, en dicha comparecencia, quedó como heroína y como una supertrabajadora que se ponía la camiseta del Metro… pero a menos de un año cambia su discurso ante los ‘manazos’ que vive el Metro por las dos tragedias en sólo dos años y en su defensa, ante el cuestionamiento de su doble función en el Metro, expresa: “Yo sólo soy la directora del Metro”.

Y es que la doble función de Florencia Serranía en el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, como directora y como encargada de la Subdirección de Mantenimiento, será investigada.

Cabe señalar que la Subdirección General de Mantenimiento permanecía sin titular desde marzo de 2020 luego de la salida de Jorge Juárez Balderas y que, tras ello, Serranía dijo ante el Congreso que ella se encargaba de la misma, por lo que era responsable de dos cargos.

La mañana de este lunes, al ser cuestionada sobre su responsabilidad, la funcionaria evadió precisar las funciones que ese doble cargo implicó.

“A ver, yo soy la directora general del Metro, solamente”, respondió Serranía.

“Soy la directora general del Sistema, por lo tanto soy la responsable del Sistema de Transporte Colectivo”.

En su defensa, Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno, indica que se revisan las responsabilidades, pero que las decisiones de estructura interna son responsabilidad de Serranía.

“Se hace un peritaje, se hace una revisión técnica y derivado del peritaje se verá si hay sanciones administrativas para algún servidor público del Metro de la Ciudad de México, pero no se puede adelantar.

“Tiene que haber una investigación y esta investigación se deriva del propio peritaje que establecen hasta ahora tres entidades: la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, una empresa independiente que se está contratando para este efecto y, tercero, la propia aseguradora del Metro”, explicó Sheinbaum.

“En todo caso ya el peritaje tendrá que decir si hay sanciones administrativas”, recalcó Sheinbaum.

Las autoridades indicaron que se recuperarán documentos físicos y digitales que se encuentran en computadoras del edificio que se incendió para agilizar los peritajes.

Además, se aseguró que se darán a conocer todas las bitácoras de mantenimiento de las instalaciones fijas del Metro.

Es obvio que Serranía y Sheinbaum buscarán culpables en la tragedia del sábado 9 de enero, pero se olvidan que ellas son las principales responsables por ser las cabezas y como tal tienen que aceptan su responsabilidad, son las que avalan los recursos y el trabajo a desempeñar en el Metro… y ellas mismas son las que avalaron el recorte al presupuesto del mantenimiento. Así de sencillo. La austeridad no debe poner en riesgo la vida de millones de usuarios del Metro, porque es por todos conocido que el talón de Aquiles del STC es la falta de mantenimiento… y no de ahorita, sino de años anteriores, desde que llegó la izquierda al gobierno capitalino, desde Cuauhtémoc Cárdenas hasta Sheinbaum los recortes han estado a la orden del día y lo han llevado a la agonía que ahorita el Metro está muy grave, por lo que necesita una ‘inyección’ de recursos para que el STC esté a la vanguardia para tranquilidad y seguridad de los capitalinos, porque hoy en día ya es una bomba de tiempo si no se le asigna mayor presupuesto al mantenimiento, porque los equipos ya están viejos, obsoletos, ya dieron de sí, una problemática que las  mismas Sheinbaum y Serranía aceptaron en conferencia de prensa… y la pregunta que surge es: ¿si lo sabían, por qué nada hicieron?

El Metro está en estado vegetativo, necesita una superinversión millonaria para que esté a la vanguardia.

Los problemas del STC lo conocían los propios trabajadores del Metro, los ingenieros que están a cargo del funcionamiento de los trenes del Metro, se lo hacían saber a las autoridades correspondientes, pero siempre se negó el presupuesto idóneo para seguridad de los millones de usuarios… nunca se hizo nada y ahora están las consecuencias.

Los trabajadores desde siempre se han puesto la camiseta, trabajan con lo que tienen, con lo que hay, sin tener refacciones para las reparaciones, siempre han dado todo en pro del Metro, pero ya llegó a un punto crítico que el STC está moribundo, la tragedia del sábado pasado vino a difundir públicamente la situación en que está el Metro.

Entre las dos tragedias que le ha tocado sufrir a Serranía han sido en menos de un año… posiblemente no es su culpa, pero sí su responsabilidad velar por la seguridad de millones de usuarios del Metro, defender y pelear por dar mantenimiento al mayor sistema de movilidad de la capital del país.

En los pasillos de las oficinas del Metro es ‘vox populi’ que es prepotente, grosera con sus subordinados, muy buena para mandar, pedir y ordenar sin tomar en cuenta la opinión y voz de los ingenieros.

Repito: El Metro ya es una bomba de tiempo, requiere una cirugía mayor en calidad de urgente, necesita a la voz de ya una ‘inyección’ supermillonaria para estar fuerte, vigoroso y sano.

Si no hay presupuesto mayor para el mantenimiento, seguirá el Metro con su sufrimiento.

¿Cómo le hará el gobierno capitalino para resolver esto? No lo sabemos, pero no estaría mal que el gobierno federal aportara la inversión millonaria que requiere el STC-Metro.

 

Aparte de los programas sociales, del Tren Maya, del aeropuerto de Santa Lucía y de la refinería Dos Bocas, debería estar el Metro de la Ciudad de México como una prioridad en el gobierno de la Cuarta Transformación. Se lo agradecerían los trabajadores del Metro y los millones de usuarios del STC.

 

CULPAN A OMAR MOYA RODRÍGUEZ

Cuando se le preguntó a Sheinbaum de si llegó el tiempo de hacer un cambio en la dirección del Metro, responde: “Por el momento Florencia sigue al mando del Metro de la Ciudad de México. Es una ingeniera mecánica eléctrica, doctora, muy competente y estamos revisando y esperando los peritajes para ver si es que hay alguna responsabilidad de algún servidor público, pero Florencia sigue a cargo del Metro”.

Aunque las mismas autoridades han pedido esperar los resultados del peritaje para no adelantar juicios, pues ahora resulta que Sheinbaum y Serranía ya apuntaron a que la responsabilidad recae en un área específica.

Claudia y Florencia indicaron que tras las investigaciones serán al menos dos los funcionarios quienes darán explicaciones específicas.

“Por el estatuto del Metro, quien está a cargo del mantenimiento del Metro de las instalaciones fijas es justamente la Gerencia de Instalaciones Fijas del Metro, que tiene su director y su equipo técnico”, dijo Sheinbaum y Serranía repitió el señalamiento.

“En el estatuto del Metro quien es el responsable del mantenimiento de las instalaciones fijas es el gerente de Instalaciones Fijas, es todo lo que tengo que decir”, enfatizó.

“En las instalaciones fijas hay una gerencia, no es que estuviera que no hubiera trabajadores que se encargaran de ello y una coordinación; sí hay una coordinación que es la Gerencia de Instalaciones Fijas la que se encarga del mantenimiento”.

Con esto las autoridades capitalinas culpan de la tragedia a Omar Moya Rodríguez, quien es gerente de Instalaciones Fijas desde septiembre de 2020 y que antes de asumir el cargo tenía experiencia como desarrollador de negocios, director de proyecto y director de ingeniería en la empresa de transportes Alstom.

Según la estructura interna del Metro, su área pertenece a la Subdirección General de Mantenimiento, que Serranía dijo haber asumido desde marzo de 2020.

En los pasillos de las oficinas del Metro señalan que Moya Rodríguez es gente cercana a la misma Florencia Serranía, ella lo puso, ella lo designó, así que Serranía Soto es la autora de este ‘fuego amigo’.

Cabe resaltar que Moya Rodríguez es una persona capaz, tiene toda la preparación y el conocimiento necesario para el desempeño de sus funciones, por lo que sorprende que le quieran ‘cargar el muertito’.

Sorprende que responsabilicen a Omar Maya, una persona profesional, capaz y preparada

El dictamen será lo que digan los peritajes, a cargo de la Fiscalía General de Justicia, la empresa Profesionales en Supervisión Eléctrica, S. A. de C. V. y Grupo Mexicano de Seguros, S. A. de C. V.