¿Se extirpará algún Tumor de los que padece México?

En el marco del proceso electoral para el 6 de junio de 2021, los partidos exhibirán lo peor del adversario y dejarán a un lado las propuestas, así es el ‘juego sucio’ en cada elección, pero el pueblo hará valer su poder ciudadano y el INE garantizar la voluntad de la gente

POR MARCO ANTONIO FLORES

 

Tumor contra Tumor. La disyuntiva política para los millones de ciudadanos que saldrán a votar en junio de 2021, se reduce a escoger entre dos Tumores.

Por un lado el tumor que representa -según los spots de Morena- el peor cáncer, la corrupción, que ha sufrido el país, en ataque directo al PRIAN, pero que en estas elecciones va una inédita alianza conformada por el PRI, PAN y PRD, algo inimaginable hace tres años, cuando eran las tres principales fuerzas políticas de la nación.

Por otro lado el Tumor, que significa ‘Todos Unidos contra Morena”, que es la convocatoria de partidos y ciudadanos a  votar contra  los “pésimos” resultados logrados hasta ahora -según los spots de dicha “alianza”- en la gestión del primer gobierno federal, incluida la mayoría legislativa, de Morena.

 

Morena conlleva a sus partidos “satélite”, que sin haber hecho una alianza electoral formal, apoyan y apoyarán en el Congreso a Morena y su gobierno.

Los partidos satélite son: PVEM, PT, PES, RSP y Fuerza Social por México.
Como único partido independiente se perfila sólo Movimiento Ciudadano (MC).

 

LAS ELECCIONES MÁS GRANDES DE LA HISTORIA

Arrancaron las campañas políticas para las elecciones más grandes en la historia de México.

El 6 de junio de 2021 se elegirán 500 cargos federales, los mexicanos elegirán 300 diputaciones de mayoría relativa y 200 de representación proporcional.

Además todos los estados tendrán elecciones, aunque sólo 15 votarán por un nuevo gobernador.

En total 20 mil 311 cargos de carácter local, de acuerdo con datos del Instituto Nacional Electoral (INE).

Se prevé la participación de 94.8 millones de electores inscritos en el Padrón Electoral, como 5 millones más que en 2018.

Se planea la instalación de 161,000 casillas de votación, cuatro mil más que cuando hubo elección presidencial.

Los estados en que se elige gobernador son: Baja California, Baja California Sur, Campeche, Chihuahua, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas.

 

AHÍ VIENE EL ‘JUEGO SUCIO’

La lucha política apenas empieza, conoceremos información “inédita”. Seremos bombardeados por millones de spots televisivos y de radio en los que cada uno de los 10 partidos políticos que aparecerán en la boleta electoral tratarán de convencernos que su propuesta es la mejor.

Pero también sabremos de muchos escándalos políticos. Saldrán a la luz y se revivirán casos de corrupción y trayectorias de personajes de la política llenos de “los peores antecedentes” que no conocíamos.

Después de todo, de eso trata la democracia, de atraer votantes a costa de la exhibición de lo peor del adversario.

En total serán renovados 30 Congresos locales, es decir, 1,063 diputados estatales; además de 1,926 ayuntamientos y juntas municipales, igual en 30 entidades; para lo cual deberán contratarse más de 50,000 supervisores y capacitadores estatales, según estimaciones del INE.

En todos los estados del pais se eligen diputaciones locales de mayoría relativa y de representación proporcional, presidencias municipales y alcaldías, sindicaturas y  regidurías.

Asimismo, en algunos, juntas municipales y/o concejales. Tan sólo en la Ciudad de México se eligen 33 diputaciones de mayoría relativa, 33 diputaciones de representación proporcional, 16 alcaldías, 204 juntas municipales / concejales / presidencias de Comunidad.

Las entidades donde más cargos están en juego son el Estado de México con 45 diputaciones de mayoría relativa, 30 diputaciones de representación proporcional, 125 presidencias municipales y alcaldías, 198 sindicaturas, mil 856 regidurías, así como Jalisco, donde se eligen en total 163 cargos: 38 diputados y 125 presidentes municipales. En este rango se encuentran también Puebla y Veracruz, con 258 y 262 puestos públicos en la votación.

El estado con menos cargos a votación es Quintana Roo, en donde solamente deben elegir 11 ayuntamientos.

Hasta el momento todas las encuestas de votación general y nacional, sobre todo respecto a gubernaturas y diputaciones federales se inclinan en favor de Morena. Los más prestigiados encuestadores del país así lo han expresado.

 

MORENA PASARÍA A SER EL PARTIDO CON MÁS GUBERNATURAS

Roy Campos, presidente de Mitofsky Group, señaló: “Hoy Morena tiene siete estados (…). De los 15 que se juegan, sólo uno es de Morena, que lo puede conservar. De los otros 14, es probable que se lleve siete. Es posible que Morena pase de los siete que tiene hoy a 14 y sea el partido que más estados gobierna”, precisó.

Sobre la Cámara de Diputados, mencionó que es altamente probable que no alcance las 250 diputaciones.

“No va a ganar tantos distritos. Morena y sus aliados ganaron 225 distritos (…). No lo van a volver a hacer, van a ganar mucho menos. Tendrán menos diputados, pero con el apoyo de ‘sus partidos’, van a seguir siendo la primera fuerza”, dijo.

 

EN CONGRESO MORENA SERÁ PARTIDO MAYORITARIO

Jorge Buendía, director de Buendía y Laredo, indicó que se requiere esperar a revisar la ‘alineación completa’, es decir, conocer a los principales candidatos en cada entidad. “Ciertamente habrá estados donde Acción Nacional, por ejemplo, retenga, como Querétaro, Chihuahua, Baja California Sur; el PRI tiene más complicado el escenario, pero todavía la moneda está en el aire”, destacó.

Agregó que en la Cámara de Diputados Morena será el partido mayoritario.

“Pero probablemente va a ser la minoría más grande, como tradicionalmente se decía del PRI: que ganaba mayor número de diputaciones, pero no se llevaba mayoría absoluta”, aseveró.

Aunque es posible que Morena logre la mayoría del apoyo, no significa que esto ya sea un hecho.

Hay que recordar un viejo adagio de los politologos que dice “Political is Local”, que significa que la política se reduce a lo local.

Ya lo vimos en las recientes elecciones de Hidalgo y Coahuila, en donde, contra todos los pronósticos, ganó el PRI.

A partir de ahora y hasta el día de las elecciones, habrá que monitorear todos los sucesos nacionales y locales en torno a las elecciones.

Habrá que conocer candidatos y medir sus desempeños e impactos que puedan tener en el electorado.

Los especialistas en estadística, encuestadores, actuarios y matemáticos, podrían hacer estimaciones, proyecciones y correr escenarios más precisos, por entidad federativa, por distrito electoral federal y local, por municipio y localidad.

 

NÚMEROS ‘GRUESOS’ PÚBLICOS

Sin embargo, en este espacio nos atrevemos a hablar de números “gruesos” públicos.

De los 95 millones de electores, 30 millones seguirían siendo el voto duro de Morena; 30 millones -como ocurrió en 2018- no votarían por Morena.

Restando el voto duro (aproximado) del PRI (9 millones), del PAN (13 millones) y del PRD (1.5 millones), podrían al menos 5 millones votar por uno de sus partidos “satélites”.

Nada está garantizado para Morena, los resultados de 2018 podrían ser muy diferentes. Podrían ya no votar por Morena al menos 5 millones de los 30 millones que votaron en su favor, considerando al número de electores, que ya no tienen “esperanza”, son los que tienen escolaridad -al menos educación media- y que pertenecen o están a punto de dejar de pertenecer a la clase media económica.

Hay otros 5 millones de votos de jóvenes, electores nuevos, de los cuales la mitad podría no votar por Morena. El voto que realmente daría un giro contra Morena serían los “abstencionistas”, cuyo número alcanza, al menos, 30 millones.

 

A SEGUIR EL CAMINO DE LA DEMOCRACIA

Si como ocurrió en Estados Unidos, en las elecciones presidenciales de noviembre pasado, salieran a votar al menos la tercera parte, 10 millones -de los 30 que nunca votan- contra Morena, los resultados serían inesperados y quizá sería difícil conformar una mayoría en la Cámara de Diputados, sin alianzas nuevas e inesperadas de partidos políticos.

En la lucha política que se avecina entre los dos “Tumores”, podría seguir teniendo un gran peso el liderazgo indiscutible y habilidad política del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, podrían surgir nuevos liderazgos -fabricados por el propio gobierno-, actuales presuntos corruptos, o “perseguidos” políticos, que podrían alcanzar el nivel de verdaderos opositores al gobierno de la 4T.

Afortunadamente los mexicanos contamos con el INE. Es el garante constitucional para que tengamos elecciones limpias y confiables.

En las de junio de 2021, participarán 1.5 millones de ciudadanos anónimos que con su trabajo honesto y transparente darán aval y soporte a ese proceso electoral. Esto ya lo hemos probado, desde el año 2000 hemos logrado tres alternancias en el Poder Ejecutivo.

Sigamos por el camino de la democracia; es, hasta el momento, el mejor invento de la humanidad para darse el gobierno que sus mayorías quieren.

 

Latest articles

Surge la alianza de los Premios Nacionales del Deporte: Daniel Aceves

JOSÉ VIEYRA Para fomentar la transversalidad con la salud, educación, bienestar social, economía, medioambiente y seguridad pública, en el entendido de reconocer al deporte y...

El mundo Corea a Momoland

JOSÉ VIEYRA   El dueto musical toma fuerza… y más porque el cantante mexicano Christian Nodal quiere con las chicas hermosas de Momoland, el grupo musical...

Militares roban y amenazan a trabajadores pesqueros

ILDEFONSO PEREYRA   Sin su principal herramienta de trabajo se quedó la Cooperativa de Producción Pesquera y un Agrícola de Pico del Monte, del municipio de...

Piden voto libre y seguro en Tamaulipas

EL TOPO   “Quienes firmamos este llamado no tenemos militancia partidista ni tratamos de incidir a favor o en contra de algún candidato. Nos mueve, empero,...

Related articles

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here